Es La Hora de Los Consecuentes, es La Hora de Los Comunistas, del P.C(A.P) — Eduardo Artés

Eduardo Artés
Primer Secretario del
Partido Comunista (Acción Proletaria)
P.C(A.P)
Tanto la situación nacional como mundial es muy grave. Las consecuencias de la crisis general del capitalismo se sienten por todos lados. En Chile está aumentando la pérdida del poder adquisitivo de las masas, la cesantía crece golpeando duramente a los trabajadores. Todas y cada una de las demandas populares quedan en el escritorio de los administradores del capital y de su Estado anti-nacional, las grandes movilizaciones parecen nunca haber existido.

El gobierno de la nueva derecha (Bachelet = Nueva Mayoría), aprovechando un relativo desgaste de las movilizaciones populares, y principalmente que estas NO han alcanzado aún su nivel superior político, maniobra, usan la dispersión, división ideológica, política y orgánica del movimiento popular, paraliza y confunde.

Sin mucho esfuerzo es fácil concluir que el tapón, el impedimento al avance de las luchas por superar el sistema reaccionario y neoliberal, de postración al capital y dominio imperialista, es el factor subjetivo, es decir, el de la dirección del movimiento de las masas.

Derechamente, con letras grandes y de cara a los trabajadores y pueblos, a los revolucionarios, demócratas y patriotas auténticos, se debe plantear el DESARROLLO en cantidad y calidad del Partido del cambio revolucionario, del Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria), P.C(A.P). Si, sin inhibición, con lo que se ha ganado en años de lucha consecuente, de servir sin dobleces al proletariado y a los pueblos de Chile, e incluso del mundo, es el momento de elevar como la principal tarea para la clase obrera y las masas populares, el FORTALECIMIENTO de su dirección política, del P.C(A.P).

La práctica y la síntesis de esta, la teoría, es decir, el conocimiento del pueblo es claro, NO se puede avanzar y triunfar sin una dirección auténticamente propia, revolucionaria, probada en el tiempo, en las luchas económicas y políticas, esto es hoy sin duda el P.C(A.P). Desde la «despolitización», confusión, vacilación, NADA tendremos los pueblos.

Sin dudas los años de «pluralismo ideológico», «vanguardias compartidas», de ataques al papel irreemplazable de los verdaderos COMUNISTAS, ya NO se sostiene y es el momento de superarlos resueltamente. Es la única garantía de avanzar tras los objetivos de la Patria Nueva que reclama la realidad, que los trabajadores a la cabeza de los pueblos están llamados a concretizar.

Desde los obreros, campesinos, pueblos originarios, pobladores, estudiantes, intelectuales, desde sus mejores integrantes, se debe elevar a un nuevo y totalmente superior nivel la organización dirigente y natural de los mismos, al P.C(A.P). Este es un llamado concreto y directo, a militar en el P.C(A.P), a dejar de lado todo elemento secundario que no sea lo principal, llevar la lucha liberadora, revolucionaria por un Chile nuevo adelante, por un Chile centrado en la felicidad de sus habitantes.

Hoy es el momento de convocarlos a reconocer militancia, hay que resistir a las oligarquías explotadoras y al imperialismo asesino, debemos organizar su derrota. Debemos, como pueblo, convertirnos en dueños absolutos de nuestro destino, y para ello hay que contar con un PODEROSO P.C(A.P), este es un deber de los más avanzados de las masas populares, a ellos, y mas aún, con la presión de las propias masas, con su impulso, les llamamos al Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) – P.C(A.P).

Camarada lector: reflexiona, abandona el pensamiento derrotista, conformista, de la eterna confusión, y asume el genuinamente COMUNISTA, desde el, para ser consecuente, únete, organízate en el P.C(A.P). Esta es la tarea MÁS importante y revolucionaria que debemos asumir quienes nos reclamamos desde la clase obrera y pueblos de Chile.

Sólo con un P.C(A.P) de decenas de miles de COMUNISTAS honestos y consecuentes, los trabajadores podremos llevar triunfantemente el combate revolucionario adelante, vencer a los reaccionarios e instalar un Chile nuevo, el Chile democrático y Popular.