Este de Ucrania. De La Lucha Anti-fascista a La Creación de Repúblicas Populares Como Lucha General Por El Socialismo


Antecedentes del conflicto: La reafirmación de la lucha de clases


Desde el año 2013 empezó a consolidarse un movimiento anti-comunista muy agresivo en Ucrania, que se aprovechó de las medidas de criminalización a todo signo cultural del pasado soviético llevada a cabo por el gobierno capitalista y corrupto de Viktor Yanukovich, para que grupos nazi-fascistas, pro-O.T.A.N. pudieran iniciar una persecución a las minorías rusas (que en realidad corresponden a casi 1/4 de Ucrania, la región oriental ucraniana en específico) y, a los que se proclamaban desde el comunismo en ese país. Fue así como una y otra vez fueron derribadas las estatuas de Lenin[1], de Stalin, y se quiso extirpar todo vestigio de la Unión Soviética en Ucrania. 

Desde comienzos del año 2014, cuando grupos pro-O.T.A.N., fascistas, y abiertos seguidores del criminal pro-nazi Stepán Bandera (Militante anti-comunista y aliado del Ejército nazi mientras este ocupaba la Ucrania Soviética desde 1941-1944), se hicieron con el Poder de la capital Ucraniana: Kiev, mediante un golpe de Estado de características abiertamente fascistas, derrocando al corrupto Presidente Yanukovich (que como anteriormente mencionamos, dio alas a los fascistas en su comienzo), lo cual se confirmó cuando empezó la persecución a todo lo que para ellos era “enemigo de la nación, enemigo de Ucrania”, llámese la persecución a homosexuales, minorías religiosas y minorías nacionales, principalmente a los ruso-parlantes y por supuesto, los militantes anti-fascistas y quienes se reclama desde el comunismo, desde el pasado soviético y de la victoria anti-fascista soviética de 1945.

El golpe de Estado instauro una junta de Gobierno dominada por multimillonarios fascistoídes, todos seguidores de las políticas estadounidenses y de los imperialistas de la Unión Europea y los planes de la O.T.A.N. Estos fascistas iniciaron un proceso de persecución mediante aparatos paramilitares denominados «Guardia Nacional» donde se enlistaron los elementos más cavernarios: los fascistas del Partido “Sector Derecho”. Todo esto con el visto bueno del Presidente interino Oleksandr Turchínov (Hoy y tras las elecciones gobierna el multimillonaria pro-imperialista Petró Poroshenko, quién solo ha profundizado el aparato de lucha contra los anti-fascistas, comunistas, y todo lo opositor a la O.T.A.N., con bombardeos a las ciudades que se rebelan a las ordenes de Kiev y la O.T.A.N.).

A mediados de Marzo, Crimea, una región oriental de Ucrania con una mayoría étnica rusa, (y que desde los años 90’ era una república autónoma dentro de Ucrania) decide separarse del país por el avance del fascismo y la violencia y se anexiona a Rusia[2]. Esto es muy importante de considerar para los que luego ocurriría en el este ucraniano.
Desarrollo: La lucha de clases, el anti-imperialismo y las Repúblicas Populares
Los anteriores antecedentes ayuda a entender la posterior sublevación de las masas populares de Donetsk las cuales se enfrentan al Ejercito ucraniano y fortalecen las ya creadas milicias populares[3], como organismos de seguridad de los trabajadores y habitantes asediados por los fascistas cavernarios pagados por la C.I.A., la O.T.A.N. y mandados por el gobierno golpista de Kiev.

El 7 de Abril se concreta de fundación de la República Popular de Donetsk[4], fomentada por veteranos de la lucha antifascista, de la Gran Guerra Patria, por ex militares de los tiempos soviéticos y por asambleas de trabajadores y pobladores de la Región. En concreto, masas populares que se reclamaban desde es antifascismo o del comunismo y que no permitirían que en sus tierras la bota nazi recorra otra vez.

Posteriormente se forma la República Popular de Lugansk y Odessa, otras regiones ucranianas agredidas por los fascistas, y que en situaciones y con una conformación político-social similar se concretan en Repúblicas de facto. 

Lo cierto que la sublevación anti-fascista, después concretada en la Fundación de Repúblicas Populares, va de la mano con un sentimiento, lucha y experiencia extraída del tiempo soviético, y es por ello que se anuncian las nacionalizaciones tan esperadas por las masas explotadas del Este de Ucrania, sin ser muchos marxistas-leninistas, el instinto de clase lo lleva a tener claro que solo instaurando medidas populares, democráticas y anti-imperialistas derrotaran a los fascistas, a los agentes de la C.I.A. y la O.T.A.N. que operan en Ucrania, por lo tanto se propuso para financiar las jóvenes repúblicas, un plan de nacionalización de la gran minería, las grandes fábricas, respetando claro, a los pequeños y medianos empresarios que no se opongan a la República Popular, medida propia de un gobierno que busca la soberanía y la instauración de un Estado Nacional Anti-fascista.

Solo en estricta vinculación con el pueblo, podrán vencer a sus enemigos fascistas y sus amos de la O.T.A.N. y EE.UU. Si tomamos en cuenta las diferencias históricas, el aporte del comunismo en el terreno de la formación nacional, Lenin ya en 1914 planteaba el tema del patriotismo afirmando que: 

… no se puede «defender la patria» de otro modo que luchando por todos los medios revolucionarios contra la monarquía, los terratenientes y los capitalistas de la propia patria, es decir, contra los peores enemigos de nuestra patria e independiente, autónoma, democrática, republicana, orgullosa, que base sus relaciones con los vecinos en el principio humano de la igualdad y no en el principio feudal de los privilegios, que rebaja a una gran nación.[5]


Lo claro es que la lucha popular, busco sabiamente y al fuego del combate una suerte de Frente Único Antifascista, que ha dado vida a estas Repúblicas Populares de facto, y que han ayudado a aglutinar a las fuerzas demócratas, populares y comunistas en un proyecto común de lucha y desarrollo. 

Aunque los comunistas, revolucionarios, demócratas y anti-imperialistas honestos que se reclaman desde las trincheras de las luchas populares, no podemos desconocer que también entre quienes se oponen a Maídan (nazis pro-O.T.A.N.), también hay sectores de ultra-nacionalistas gran rusos, ultraderechistas conservadores que financiados o no, desde sectores de inteligencia del gobierno ruso, tienen el haz bajo la manga para trabajar y llevar hacía sus posiciones el frente único anti-O.T.A.N. que de practica se formó en el Este de Ucrania. Es allí cuando se tiene que analizar la hegemonía o no de las concepciones proletarias, la existencia de un verdadero Partido Comunista y Revolucionario.
La posición de los comunistas frente a los acontecimientos del Este de Ucrania
Lo correcto de las fuerzas comunistas en un escenario tal, es aliarse con los demócratas y los patriotas que buscan salvaguardar los intereses y la vida del pueblo, en un Estado que ponga los derechos de los trabajadores como prioridad. 

Incluso en la situación de las repúblicas populares, donde hay sectores chovinistas rusos, recordemos que los territorios que hoy se proclaman como Repúblicas Populares son de mayoría étnica rusa, y negar eso sería negar la historia de cohesión nacional de esos pueblos, recordamos a Stalin cuando decía claramente que «La nación sólo se forma como resultado de relaciones duraderas y regulares, como resultado de la convivencia de los hombres, de generación en generación. Y esta convivencia prolongada no es posible sin un territorio común.«[6]. Y hoy la contradicción de los ruso-parlantes con la O.T.A.N. sirven para poder desarrollar un proyecto ajeno al imperialismo, y que considerando a Rusia como la «Madre Patria», no es antagónico con la soberanía y dignidad de las masas en tanto el desarrollo político del anti-fascismo consecuente los lleve adelante, hacia el enfrentamiento de los imperialistas y de sus extensiones políticas y económicas.

Cabe destacar que este hecho es un claro reflejo de que incluso los 23 años de explotación capitalista abierta tras la caída de la U.R.S.S., ni siquiera los 30 años últimos de Anti-estalinismo en la U.R.S.S. no pudieron borrar el legado de Lenin y Stalin, y las masas populares buscan en el ejemplo soviético su forma de organización, pues era una forma de organización donde la opresión nacional no existía entre los pueblos de las repúblicas soviéticas. Recordamos claro, que desde las reformas liberales implantadas desde 1956, por Nikita Jruschov, se manifestó una clara tendencia al nacionalismo pan-ruso, pero que era impulsado desde sectores degenerados del P.C.U.S., que aprovechando la dirección no-proletaria del Partido y el Estado soviético, dieron rienda suelta a su política nacionalista, totalmente antagónica a los años en que la U.R.S.S. vio el Poder Socialista y las concepciones marxistas de la Nación. Tras la caída de la U.R.S.S. todo esto se agrava y pudimos ver la opresión y disgregación nacional de los pueblos que antes vivían en armonía. Recordamos las palabras sabias de Stalin sobre la nación cuando planteaba que «La existencia del capitalismo sin opresión nacional es tan inconcebible como la existencia del socialismo sin la emancipación de las naciones oprimidas, sin la libertad nacional«.[7]Un buen y aclarador adelanto que explica por qué

bajo el recuerdo, nostalgia y experiencia soviética, las repúblicas Populares denominaron a los órganos consultivos y ejecutivos de Asambleas Populares como “Soviet”[8] y que bajo ese Poder se organizaran las medidas económicas dirigidas a nacionalizaciones de la gran empresa, a la conformación de la Justicia, y el recuerdo de la policía y el Ejército Popular que hoy combate a los invasores fascistas. Incluso recientemente se Proclamó la Unión de las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk, en la República Federal de Nueva Rusia[9], como una expresión política popular, democrática y anti-fascista.


Cabe señalar que el desenlace de esta guerra civil en Ucrania, no depende de los deseos de los comunistas que desde el Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) P.C(A.P), esperamos para las masas ucranianas. Sino de la lucha de clases y de la hegemonía de las concepciones proletarias y anti-fascistas de aquel movimiento, es así como es de principal preocupación la falta de un Partido Comunista y Revolucionario en aquel proceso, que de forma, organice y combata abiertamente al fascismo, no dándole tregua, no buscando permanecer en un parlamento cautivo al dictado de la O.T.A.N., sino viendo el mayor aliado y guía de las masas de las repúblicas populares, que en la lucha orgánica, ideológica y militar contra el fascismo, o sea, en el anti-fascismo consecuente, y bajo este serán llevadas más temprano que tarde hacia el comunismo, pues el origen del fascismo es el capitalismo, y luchar contra este último se abre sendero al comunismo, al proyecto de sociedad socialista que ya esos pueblos pudieron experimentar y vivieron en carne propia su superioridad. Pues el marxismo-leninismo es la síntesis de la experiencia de la lucha de la clase obrera, y por tanto será el camino para vencer al enemigo reaccionario e imperialista que los pueblos repudian.
Camarada José.
Miembro del Secretariado Político del Comité Central del 
Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) 
P.C(A.P).
16/06/14

—————————————

Notas:

1- http://www.libertaddigital.com/internacional/europa/2013-12-09/la-historia-de-la-estatua-de-lenin-derribada-en-kiev-1276506026/

2- http://www.rtve.es/noticias/20140321/senado-ruso-aprueba-anexion-crimea-ya-solo-necesita-firma-putin/901427.shtml

3- http://actualidad.rt.com/actualidad/view/125026-ucrania-milicia-popular-tomar-sede-policia

4- http://lahoradedespertar.wordpress.com/2014/04/08/se-levanta-el-este-de-ucrania-proclaman-la-republica-popular-en-donetsk-y-en-jarkov-que-piden-ayuda-militar-a-rusia-kiev-envia-mercenarios-yanquis/

5- ”El orgullo nacional de los rusos”; 1914, Lenin, Lenguas extranjeras, Moscú, 1952.

6- “El marxismo y la cuestión nacional y colonial”, 1913. Stalin. Ediciones Lenguas extranjeras, Pekin, 1969

7- Ibid.

8- http://www.20minutos.es/noticia/2141420/0/region-rebelde/donetsk-autoproclamacion/republica-parlamentaria/

9- http://actualidad.rt.com/actualidad/view/129065-regiones-lugansk-donetsk-unirse-novorossia